Los beneficios de las semillas de comino

14.09.2018 11:53

Por el Dr. Mercola

El comino es la segunda especia más popular a nivel mundial que solo es superada por la pimienta negra. Como un miembro de la familia del perejil, sus semillas han sido apreciadas por miles de años y son más conocidas en su forma molida como una especia que se le pone a los platillos con curry.

El comino que ha sido cultivado y utilizado ampliamente en las cocinas del norte de África, el Mediterráneo e Irán, tiene un cálido sabor a tierra que le da intensidad y un poco de sazón a diversos alimentos. Esta es una especia popular para la carne de res y cordero, pero también es adecuada para los tubérculos y frijoles.

Cómo cultivar comino

El comino es una planta anual con flores que crece entre 12 y 20 pulgadas (30 y 50 cm) de alto. Sus flores de ciclo corto son rosadas o blancas (florecen a mediados de verano) y producen las semillas que se utilizan en la cocina.

El cultivo se recomienda para las zonas de rusticidad 5 a 10 del USDA y es una planta que tarda aproximadamente 4 meses en alcanzar la madurez y prefiere una temporada de cultivo cálida.

Esto significa que si reside en un área cuya temporada de cultivo es corta, necesitará comenzar la siembra en un espacio cerrado y solo podrá trasplantar las plantas al aire libre cuando las temperaturas (mínimas) lleguen o excedan los 60 ° F (15 ° C) o más, asimismo, las plantas crecerán alrededor de 2 pulgadas (5 cm).

Como una directriz general, inicie la siembra en un espacio cerrado entre unas 4 a 8 semanas antes de la última helada en su área.

Las semillas deben germinar entre 1 y 2 semanas, asimismo, remojarlas antes de la siembra (durante cerca de 8 horas) puede aumentar sus tasas de germinación. Las semillas no toleran la trasplantación, por lo que es mejor usar macetas biodegradables que se pueden plantar directamente en el suelo cuando llegue el momento.

Y en vista de que cada planta solo produce una pequeña cantidad de semillas, necesitará cultivar muchas si planea usarlas regularmente.

El comino crece mejor a pleno sol, por lo que debe elegir un lugar soleado y lleno de luz en su jardín y siembre las plántulas en el suelo con una separación de 4 pulgadas (10 cm) y una profundidad superficial (cerca de un cuarto de pulgada – 6.35 mm –), en hileras con una separación de 18 pulgadas (45 cm).

También puede plantar comino en recipientes, y algunas personas sugieren hacerlo en cúmulos en lugar de en hileras, lo que ayuda a sostener las plantas, que en ocasiones se vuelven espigadas, conforme van creciendo y evita que las semillas se esparzan por todo el suelo.

Debe mantener las plántulas húmedas y regarlas de vez en cuando, sobre todo en climas secos, pero evite el exceso de agua, ya que esta planta disfruta de un suelo arenoso y bien drenado (pero tolerará la mayoría de los suelos, siempre y cuando sean fértiles). Si vive en una región con largos períodos de calor seco, el comino puede beneficiarse de la vaporización.

Las plantas de comino con exceso de agua pueden padecer la putrefacción de su raíz, mientras que las plantas también son susceptibles a los áfidos, marchitez, tizones y mildiú polvoriento. Ahora bien, también se sabe que atraen insectos beneficiosos a su jardín que pueden ayudar a mantener alejadas otros tipos de plagas.

Los beneficios de las semillas de comino que abarcan desde la diabetes hasta la digestión

Las semillas de comino, que no deben confundirse con el comino negro o la semilla negra que son plantas completamente diferentes, son una buena fuente de hierro y contienen otros nutrientes como el manganeso, cobre, calcio, magnesio, vitamina B1 y fósforo. Su uso tradicional como auxiliar digestivo y tónico también tiene algún mérito contemporáneo.

De acuerdo con la organización sin fines de lucro George Mateljan Foundation, que descubrió, desarrolló y compartió información comprobada científicamente sobre los beneficios de una alimentación saludable, "las investigaciones han demostrado que el comino puede estimular la secreción de enzimas pancreáticas, compuestos necesarios para una digestión adecuada y la asimilación de nutrientes."

De hecho, se ha demostrado que el aceite esencial de comino es prometedor para aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable, como el dolor de estómago y la hinchazón. La planta también contiene propiedades anticancerígenas y antidiabéticas que presuntamente se deben a sus componentes activos, como los terpenos, fenoles y flavonoides.

De hecho, se ha encontrado que el comino funciona mejor que la glibenclamida, una medicina contra la diabetes, en el tratamiento de ratas con dicha afección y se encontraron beneficios similares en un estudio con humanos.

Cuando a diversas personas con diabetes tipo 2 se les administró aceite esencial de comino, exhibieron una reducción en sus niveles de insulina y glucosa en ayunas, así como en los marcadores de inflamación junto con un aumento de la adiponectina, una hormona que interviene en la regulación de los niveles de la glucosa. "Además, puede controlar las complicaciones de la diabetes tipo 2 en estos pacientes", señalaron los investigadores.

También se encontró que el comino era efectivo contra los tumores estomacales y uterinos en ratones. Los investigadores observaron que "los resultados sugieren inequívocamente los potenciales quimiopreventivos del cáncer en su semilla, los cuales podrían atribuirse a su capacidad de modular el metabolismo carcinógeno".

Comino para manejar el estrés y bajar de peso

El comino también tiene actividades contra el estrés y la oxidación, al igual que actividades potenciadoras de la memoria, de modo que cuando se le administró a ciertas ratas, este mejoró su memoria y nivel de estrés.

Su actividad antioxidante también fue analizada en un estudio de 2004, donde se encontró que la especia (junto con otras, como alcaravea, cilantroeneldo e hinojo) era mucho más potente que la vitamina C (ácido ascórbico).

De igual forma, las personas con trastornos respiratorios como el asma y bronquitis pueden incluir comino en su alimentación, ya que actúa como un expectorante que puede desprender la mucosidad y la flema en el tracto respiratorio. De hecho, un estudio con animales encontró que reduce la tos de manera similar al medicamento Codeine.