El Ganoderma Lucidum

30.05.2013 16:09

Conocido como el “hongo de la inmortalidad”, el Reishi o Ganoderma lucidum goza de especial veneración en Asia, donde se ha utilizado como medicina natural por más de 4.000 años. Reservado en la antigüedad especialmente para los emperadores y las clases sociales altas, el Reishi se ha convertido en una de las más antiguas setas, de las que se tenga conocimiento, utilizadas en la medicina tradicional china. Debido a los beneficios que se le atribuyen sobre la salud humana y a la aparente ausencia de efectos secundarios, este “Rey de las Hierbas” ha logrado una gran reputación en Oriente como complemento alimenticio con efectos preventivos y curativos importantes. En los últimos 20 años numerosos estudios e investigaciones científicas realizados sobre el Reishi y sus efectos benéficos como tratamiento coadyuvante en diversas patologías, tanto en animales de laboratorio como en los seres humanos, han arrojado sorprendentes resultados. Los efectos reguladores que este hongo ejerce en el organismo humano se extienden a varias porciones y sistemas del mismo, ayudando a preservar su homeostasis.

Buena parte de los efectos benéficos del Reishi o Ganoderma lucidum se observan en el sistema inmunológico, tanto en el refuerzo de sus funciones como en la regulación de sus excesos, i.e. las enfermedades autoinmunes y las alergias.  Además, ayuda a regularizar sutil y profundamente los  sistemas nervioso y cardiorrespiratorio, así como las funciones hepáticas y renales contribuyendo, gracias a su rico contenido en antioxidantes,  a proteger el hígado y los riñones de la acción nociva de las toxinas y de los radicales libres. También se ha observado un papel importante en la disminución de la inflamación, el apaciguamiento del dolor, el aceleramiento de la regeneración ósea y la síntesis de DNA.

 

 

 

 

 

 

El Reishi favorece también una cierta lucidez mental, haciendo honor a su nombre en latín “lucidum”1 (–brillo, lucidez) y en chino, Língzhī  灵芝, que significa “hierba de la potencia espiritual”. Aquellos que lo consumen

de forma regular aseguran experimentar mayor enfoque mental, claridad de pensamientos y mejor concentración, además de una refinada percepción en diversos aspectos de su propio ser.

Partes utilizadas del hongo:

Fruto, esporas, micelio y micelio fermentado.

Otros nombres del Reishi :

Chino: Língzhī; tradicional: 靈芝; simplificado: 灵芝; Planta del espíritu
Japonés: Mannentake
マンネンタケ; que significa “hongo año 10000“.
Coreano: Yeongji, SAD:
영지)
Inglés: Varnished conk
También es conocido como Pilz.

 

Descripción:

 

Es un hongo suave (en estado verde), coriáceo y plano, con un sombrero conspicuo rojo barniz, arriñonado en forma de tapa y, según la edad del ejemplar, de color blanco o marrón en la zona de los poros. Extendida en todas las regiones tropicales, subtropicales y templadas del mundo, el Ganoderma lucidum crece entre los meses de mayo y noviembre como un parásito o saprófito sobre la corteza muerta de una gran variedad de árboles: roble, sauce, arce, olmo, y ciruelos. Se desarrolla sobre los troncos, cerca al suelo o sobre las raíces sobresalientes. Existen varias especies de Reishi, científicamente se sabe que dentro de Ganoderma lucidum hay relaciones complejas y los micólogos siguen investigando hoy día las diferencias entre las especies dentro de este complejo universo.

La palabra lingzhi, en chino, que significa “hierba de la potencia espiritual”, es otro nombre con el cual se conoce al Ganoderma lucidum o Reishi, que también ha sido descrito como “el hongo de la inmortalidad”. El nombre Ganoderma lucidum deriva del griego ganos / γανος “brillo, lustre”, por lo tanto, “brillante” y dermis / δερμα “piel”. Mientras que el epíteto específico lucidum, en latín significa “brillante”,  tsugae se refiere al árbol Hemlock (Tsuga).

 

 

 

 

 

 

 

Propiedades medicinales

Inmunomodulador

El Reishi es verdaderamente un anfótero inmunitario (adaptógeno)† y por tanto puede inclinar su acción de un lado o del otro pudiendo estimular o moderar diversos parámetros de la inmunidad según sea necesario. Se han aislado del micelio y del fruto más de 100 polisacáridos y 119 triterpenos, los cuales en su mayor parte han sido estudiados por sus propiedades inmunomoduladoras. El Reishi o Ganoderma lucidum estimula entre otras cosas la síntesis del DNA en la médula ósea y el bazo.

Estimulante inmunitario

Se ha descubierto que el Reishi estimula la producción de macrófagos, células asesinas naturales NKC -Natural Killer Cells-, linfocitos T, inmunoglobulinas, interleucinas 1, 2, 6, 10 y factores de necrosis tumoral. Las esporas de esta planta estimulan particularmente la actividad de los linfocitos T (Bao et al., 2002).

Antitumoral

Los estudios demuestran que el efecto antitumoral del Ganoderma lucidum proviene de una modificación de la respuesta fisiológica del cuerpo. Los polisacáridos del Reishi aumentan de 5 a 29 veces los factores de necrosis tumoral, las interleucinas 1 y 6 y los linfocitos T.2  El Reishi ayuda el sistema inmunitario a restablecerse después de la quimioterapia y de la radioterapia: los estudios han probado por ejemplo que el Reishi ha permitido restaurar la función de los linfocitos T en ratones sometidos a radiación en el bazo (Chen et al., 1995). Además, se ha podido establecer que las esporas en germinación producen más agentes antitumorales que las esporas “durmientes” (Liu et al., 2002).

Si hasta hace poco existían escasas evidencias clínicas y experimentales sobre la actividad antitumoral del Ganoderma lucidum, recientemente se han desarrollado numerosos estudios clínicos y de laboratorio que ponen de manifiesto efectos antineoplásicos importantes frente a diversos tipos de cáncer. Los efectos benéficos del Ganoderma lucidum en el tratamiento y prevención de distintos tipos de cáncer sigue siendo motivo de gran interés en actuales investigaciones científicas.

El efecto antitumoral del Reishi parece que se debe a distintos mecanismos o modos de acción: por ejemplo, es mediador sobre las citocinas, lo que permite inhibir la angiogénesis (la formación de vasos arteriales que nutren al tumor), induciendo la apoptosis (muerte celular espontánea y natural) de las células tumorales. También estos efectos pueden ser debido a otros mecanismos, como la inhibición del crecimiento de células con receptores hormonales masculinos o femeninos (andrógenos y estrógenos) negativos, lo que reviste particular interés cuando se trata del cáncer de mama o de próstata. Asimismo, se han invocado otros tipos de acciones antitumorales delGanoderma lucidum como el actuar como agente citotóxico directo (eliminando las células tumorales), impidiendo la migración de las células tumorales,  frenando y dificultando así la aparición de metástasis. Merced a todos

estos mecanismos de acción y otros, la acción del Ganoderma lucidum se ha evidenciado en los cánceres de mama, próstata, pulmón, colon, recto y otros.

Se recomienda por lo general que se utilice el Reishi en combinación con otros tratamientos médicos prescritos. El extracto de Ganoderma ha sido contratado para ayudar a reducir o eliminar los efectos secundarios de la radioterapia y quimioterapia si se toma antes, durante y después de los tratamientos. Se ha comprobado clínicamente que reduce los efectos secundarios de estos tratamientos, como la pérdida de cabello, náuseas, vómitos, estomatitis, dolor de garganta, pérdida de apetito e insomnio.

Tónico nervioso y adaptógeno

El Reishi armoniza el funcionamiento del sistema nervioso, endocrino e inmunitario; mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, disminuyendo así los efectos nocivos del stress; calma el dolor y regulariza el humor. El Reishi energiza el organismo y mejora la respiración celular y la circulación sanguínea. Además, las investigaciones han demostrado que los polisacáridos del Reishi favorece la maduración sana de las dendritas neuronales (Gao et al., 2002).

Tónico y protector hepático y acción antioxidante

El Reishi regulariza las acciones del hígado y protege el ADN de las células hepáticas contra los efectos mutagénicos de las radiaciones. Sus potentes propiedades antioxidantes ayudan a limpiar el tejido hepático protegiéndolo de la acción nociva de los radicales libres (Lin et al., 1995), además de disminuir la producción misma de radicales libres debido al stress.

Glucoregulador e hipocolesterolemiante

El efecto equilibrador del Reishi y su cualidad de tónico hepático permiten la disminución del nivel de colesterol, triglicéridos y azúcar en la sangre. Las variaciones de la glicemia se hacen progresivamente menos importantes.

Tónico respiratorio

El Reishi mejora las funciones respiratorias y aumenta la capacidad de absorción del oxígeno en los alvéolos pulmonares, aumentando así la respiración celular. En china es usado regularmente por los alpinistas antes de hacer una ascensión previniendo de esta manera el “mal de montaña”. En un estudio realizado en China en los años 70 sobre más de 2.000 pacientes que sufrían de bronquitis crónica, se reveló una mejoría en 60% a 90% de entre ellos en el transcurso de 2 semanas. Los pacientes más enfermos obtuvieron particularmente una mejor respuesta, sobre todo aquellos con bronquitis crónica (Chang & But, 1986).

Cardiotónico e hipotensor

 

 

 

 

 

El Reishi mejora las funciones cardíacas y la circulación sanguínea afectando la viscosidad de la sangre y disminuyendo así la tensión arterial.3  De esta manera, se han observado efectos benéficos sobre enfermedades ligadas al sistema cardiovascular, tales como la hiperlipidemia, las palpitaciones, la disnea y el edema (Chang & But, 1986). En un estudio clínico realizado sobre 33 pacientes, un extracto acuoso de Reishi permitió de inhibir la agregación plaquetaria y arrojó resultados positivos en el tratamiento de la aterosclerosis (Tao & Feng, 1990).4

Antiinflamatorio

Bien que aumenta la producción de interleucinas 2, 6 y 8 con propiedades antiinflamatorias, el Reishitambién posee paradójicamente una actividad inflamatoria.5  Esta aparente contradicción se explica por el hecho que la actividad del Reishi puede ser bidireccional, según la concentración de polisacáridos contenidos en él (Gao & al., 2000). El Reishi es especialmente útil en el tratamiento de inflamaciones cerebrales (Stavinoha, 1997).

Aumenta la regeneración ósea

El Reishi también es conocido por estimular la regeneración de los huesos, ligamentos y tendones.  Su alto contenido de ergosterol o provitamina D ayuda en la absorción de calcio y otros minerales necesarios para el fortalecimiento de los huesos, uñas, piel y cabello.

Antimicrobiano

Además de su capacidad en reforzar el sistema inmunitario, el Reishi posee un efecto directamente antimicrobiano (Suay et al., 2000); es más eficaz contra los virus que contra las bacterias.  Sin embargo, parece actuar con cierta especificidad contra la Candida albicans, aspergillus niger, Bacillus cereus y escherichia coli, probablemente debido al conjunto de sus acciones terapéuticas.

Indicaciones

Como complemento alimenticio por excelencia, el Reishi o Ganoderma lucidum se puede consumir en su forma más pura o natural dos o tres veces al día con agua tibia (o con una bebida caliente) idealmente. Se recomienda el uso como terapia coadyuvante en la prevención y el tratamiento:

Debilidad inmunitaria, enfermedades autoinmunes

Artritis

Distrofia muscular progresiva

Alergias, choc anafiláctico (excepto por hongos)

Leucopenia

Virus de Epstein-Barr, mononucleosis9

Asma, bronquitis crónica6, rinitis

Úlceras duodenales

Hepatitis B, hepatitis crónica, Cirrosis10

Anorexia

Insomnio

VIH11,12

Senilidad, Alzheimer

Degeneración retiniana

Cáncer, leucemia13

 

 

 

Edema

Stress

Aterosclerosis14, hiperlipidemia15

Inflamación cerebral

Diabetes

Palpitaciones y arritmia cardiacas16

Inflamación de la próstata

Fatiga, debilidad, mareos

Hipertensión arterial17

Hiperplasia osteogénica

Síndrome de fatiga crónica8

Disnea

Problemas de la concentración

Neurastenia

Candida Albicans

 

Contraindicaciones

Evitar uso durante la fase aguda de una infección.

Evitar uso si alergia a los hongos.

No combinar con anticoagulantes sanguíneos sintéticos.

No combinar con medicamentos de tipo barbitúricos ya que se puede acelerar el metabolismo de estos últimos.

Modo de utilización

Para un mejor efecto del Reishi y mayores resultados en el organismo, conviene el consumo de manera regular a dosis significativas. Los efectos serán duraderos, incluso permanentes, sin importar el modo de utilización. Es preferible consumirlo en ayunas, temprano en las mañanas o en las noches antes de acostarse.

Principales constituyentes reconocidos

Polisacáridos:   Cardiotónicos, inmunoestimulantes, antitumorales.

ß-Glucanos:   Inmunoestimulantes, anti-tumorales, aumenta la síntesis proteica y el metabolismo de los ácidos nucleícos.

ß-(1-6) glucuronoglucanos

Hetero-ß-Glucanos

Mannogalactoglucano

Ganoderanos A, B, C:   Hipoglicemiantes.

Proteína Ling Zhi-8 y 9:   Antialérgicos de amplio espectro, Inmunomodulador.

Acido ganodérico & ganoderénico, triterpenos:   Antihistamínico, hepatoprotector, antihipertensor,  inhibidos de la ACE e inhibidor de la síntesis de colesterol.

Adenosina:   Inhibe la agregación plaquetaria, relajante muscular, analgésico.

Ácido oleico:   Antihistamínico.

Minerales. Hierro, Magnesio, Cinc, Cobre, Fósforo y Potasio.

Glicopreteínas:   Antitumorales. 

Alcaloides:   Cardiotónicos. 

Ciclo-octa-sulfuro, Provitamina-D, Arabinoxilanos.