Diez reglas para comer sano de por vida

30.05.2013 15:49

El periódico online “The Huffington Post”, publicó un interesante artículo escrito por Mark Hyman, MD, una autoridad reconocida internacionalmente en el campo de la medicina funcional. El artículo brinda 10 importantes reglas a seguir para comer sano de por vida, así como los alimentos que debemos eliminar de la cocina para mejorar nuestra salud.

 

Según Hayman, seguir estas sencillas reglas puede ayudarnos a sobrevivir y a esquivar los peligros de la alimentación industrial, así como a prevenir, tratar e incluso revertir, la mayoría de enfermedades crónicas que minan nuestra energía.

 

Sigue estas sencillas reglas y obtendrás resultados extraordinarios en tu salud y la de tu familia: pérdida de peso, mayor energía, reducción en la necesidad de medicación, recuperación de la salud y disminución de la epidemia de enfermedades crónicas que aqueja a millares de niños y adultos alrededor del mundo.

 

Regla 1. Idealmente mantén en tu cocina alimentos sin etiquetas (aquellos que no vienen en cajas, paquetes o latas). Aunque hay alimentos buenos que vienen etiquetados, como las sardinas, corazones de alcachofas o pimientos rojos asados, hay que ser inteligentes al leer las etiquetas y buscar en ellas dos cosas importantes: la lista de ingredientes y la información nutricional. Si el ingrediente principal aparece al final de la lista, y la sal o el azúcar aparecen al principio, ten cuidado, pues el ingrediente más abundante generalmente aparece en primer lugar, mientras que el resto se enumera en orden descendente por peso. También debes tener cuidado con algunos ingredientes que pueden estar exentos de las etiquetas, algo que sucede a menudo, especialmente cuando los alimentos vienen en paquetes o empaques muy pequeños.

 

Regla 2. Si un alimento tiene etiqueta debe tener menos de cinco ingredientes. Si tiene más de cinco, deséchalo. También ten cuidado con los alimentos cuyas etiquetas declaran tener propiedades saludables, ya que usualmente son malos para la salud.

 

Regla 3. Si el azúcar aparece en la etiqueta de un producto bajo cualquier nombre (jugo de caña orgánica, miel, miel de agave, miel de maple, miel de caña o melaza), descártalo. Puede haber por ejemplo, hasta 33 cucharaditas de azúcar en una botella mediana de salsa de tomate. Lo mismo sucede con el arroz blanco y harina blanca, que actúan igual que el azúcar en el cuerpo. Si padeces diabesidad (una forma de diabetes provocada por la obesidad), no puedes manejar cualquier harina fácilmente, incluso integral.

 

Regla 4. Desecha cualquier alimento que en la etiqueta contenga jarabe de maíz alto en fructosa, pues se trata de azúcar líquida súper dulce mala para tu salud. Algunos jarabes de maíz altos en fructosa también contienen mercurio como un subproducto del proceso de fabricación. Los refrescos, jugos y bebidas "deportivas" (isotónicas o rehidratantes), contienen este “veneno metabólico”, señal de baja calidad o de alimentos procesados.

 

Regla 5. Desecha cualquier alimento que contenga en la etiqueta la palabra “hidrogenado”. Esto es un indicador de grasas trans, las cuales han demostrado causar enfermedades cardiacas, diabetes y cáncer.

 

Regla 6. Descarta los aceites de cocina altamente refinados, como el aceite de maíz, de soja, etc. Evita las grasas tóxicas y los alimentos fritos.

 

Regla 7. Desecha cualquier comida que en la etiqueta contenga ingredientes que no reconoces, que no puedes pronunciar o en latín.

 

Regla 8. Descarta todos los alimentos con conservantes, aditivos, colorantes o tintes, “saborizantes naturales", o potenciadores del sabor, como el glutamato monosódico (MSG).

 

Regla 9. Desecha los alimentos con edulcorantes artificiales de todo tipo (aspartame, Splenda, sucralosa, y alcoholes de azúcar, cualquier palabra que termine con "ol", como xilitol, sorbitol), los cuales provocan más hambre, enlentecen tu metabolismo, producen gases, y hacen que acumules grasa en el vientre.

 

Regla 10. Finalmente si algo proviene de la tierra o del campo de un agricultor, no de un laboratorio químico de alimentos, es seguro para comer. Si se trata de algo que tu bisabuela no reconocería como comida, deséchalo, y mantente alejado de substancias “tipo comida”.

 

Toma nota de estas 10 reglas para comer sano de por vida y ¡prepárate a disfrutar de una vida mucho más saludable y llena de energía!